¿Y dónde está el piloto?

Por Alejandro Marchionna

Sorprendente destino de la técnica de escenarios. Creada para imaginar el futuro de largo plazo en industrias con necesidad de horizontes largos, resulta clave su aplicación para explicarse la realidad argentina y poder actuar como empresario en ese cambiante contexto.

Varios de los “Desafíos” anteriores han explorado distintos títulos que podrían describir la situación que se nos presenta desde el puente de mando de una empresa argentina. “Tierra arrasada” – traía ecos de la retirada rusa ante Napoleón, tan bien evocada por Tolstoi en “La Guerra y la Paz”. “El barco fantasma” – y sus fuertes melodías wagnerianas que nos planteaban la dificultad e incertidumbre de observar un barco desde lejos sin certeza sobre los designios de su capitán.

Pero las últimas semanas de ausencia sonora y visual de la Presidente, la delegación fáctica del mando en los ministros Capitanich y Kicilof y las correrías y contradicciones entre ambos y con el presidente del Banco Central, hacen preguntarse quién está al comando del avión. Un avión que pierde el 10% de las reservas internacionales en un mes…

Distintas imágenes vienen a la mente. “La parrala” con el “que sí, que sí, que no, que no”. Un diálogo entre dos niños de dieciocho meses en una carpa de un balneario argentino: “no nene, sí nene” repetido hasta el hartazgo durante dos horas. Y sobre todo la genial letra de nuestra amada y recordada María Elena Walsh en “El país de Nomeacuerdo”.

Si Ud. estuviera enfrentado a este profesionalismo en el manejo de su competidor principal, se frotaría las manos con fruición. Pero puede ser que Ud. tenga que manejar su empresa en un país en el que no se sepa quién pilotea, ni tampoco tenga certeza del rumbo con el que quieren hacer volar al avión. Ahora bien: si Ud. compró un pasaje para Nueva York y la nariz del Boeing apunta a Pyongyang las cosas vienen mal.

Prepárese pero mantenga la calma. Esta es la consigna y este es el desafío. Arme su plan de contingencia de corto plazo pero no deje de pensar en el despeje que ya se entrevé más allá. Y confiemos en que el Boeing hará honor a su noble tradición de performance en condiciones imposibles de imaginar en el más salvaje de los simuladores de vuelo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s