Le Cirque du Soleil “crioyo”

Por Alejandro Marchionna

No se alarme. El mes pasado recibió la promesa de no que leería sobre nuevos escenarios por un tiempo.

Hoy no se trata de un escenario, sino de una actuación en el escenario de la Plaza de Mayo: genial, fresca, desenfadada. Le Cirque du Soleil ha otorgado una licencia a una conocida guionista argentina para hacer una versión “crioya” del famoso espectáculo.

En realidad el espectáculo lleva ya varios meses en distintos ensayos generales de los diversos números que tendrá la versión final.

El primer número del que uno tiene memoria consistió en un ejercicio de ilusionismo o contorsionismo por el cual un ajuste ortodoxo en el mercado cambiario y financiero fue presentado como un ejercicio de igualación de oportunidades de financiación entre distintos estamentos de la actividad económica del país.

Casi en paralelo, otro integrante de la troupe ejecutó sus propias piruetas, a través de un ajuste de tarifas. Seguía casi en pendant al bien calibrado aumento de impuestos que afectó fuertemente la venta y la producción de autos. Un juego de espejos               aplicado al campo energético permitió transmitir una concesión a una multinacional como soberanía hidrocarburífera.

La última innovación en acrobacia deja perplejo al espectador. Normalmente los ejercicios de acrobacia peligrosa cuentan con el uso de unas redes de seguridad marca FMI. Incluso atletas en razonable estado de entrenamiento las utilizan para sus prácticas más ordinarias y cotidianas. El equipo “crioyo” acordó en París acortar el plazo y reducir la quita de una deuda secular para mostrar su audacia y su firmeza de convicciones.

La mejor recomendación para el empresario observador de esta realidad “crioya” es…

“Si puedes conservar la cabeza cuando a tu alrededor

todos la pierden y te echan la culpa… “

Del recordado consultor británico Rudyard Kipling: indudablemente los mejores consejos de management todavía provienen de los pensadores más alejados del trajinado mundo de los negocios… El comentario final para el lector: prepararse sin demasiado tremendismo para nuevos cambios inesperados de rumbo y de ritmo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s