La responsabilidad legal es una cuestión de gestión

Por el Equipo de Integra

Sobre fines del mes anterior varios miembros del equipo de integra asistieron a un desayuno del IGEP (Instituto de Gobernanza Empresarial y Pública) en donde Rafael Cuneo-Libarona (estudio Cuneo-Libarona) expuso sobre las nuevas tendencias en materia de derecho penal, las cuales están teniendo un impacto directo sobre las empresas y sus directores.

Estas nuevas tendencias asignan responsabilidad penal a los directores de empresas ante daños que ocasiona la propia empresa a terceros. En su exposición dejó claro que de acuerdo a la evolución de la jurisprudencia en nuestro país, en consonancia con los actuales estándares legales europeos, los directores pueden ser juzgados, ya no por la causa directa del daño, sino por la omisión que pueda haber. Esto último puede incluir omisión de control o de cumplimiento de normas. Ante este panorama se hace imprescindible para los directores contar con resguardos adecuados que acoten su nivel de responsabilidad.

En este contexto un director debe cerciorarse de que se cumplen las normas en la empresa y de que todo se hace de acuerdo al marco legal vigente. En este sentido, dado que el director no puede estar continuamente supervisando en forma directa todo lo que ocurre en la organización, puede delegar tareas en otras personas, las que se vuelven garantes y por lo tanto son también responsables.

En Integra creemos que una forma de limitar las responsabilidades de los directores y gerentes (garantes) es teniendo una estructura organizacional clara y documentada por puesto de trabajo. Esto permite siempre encontrar al responsable de una acción u omisión y demostrarlo antes las autoridades judiciales.

Tener documentados las normas y procesos, es también una forma de limitar la responsabilidad de directores y garantes. Es así que, al tener todo debidamente documentado, la persona responsable de ejecutar la tarea es ahora quien toma la entera responsabilidad de cara a la justicia si se desvía de las normas y procesos de la organización.

Finalmente como cierre de este esquema se recomienda generar un proceso transversal a la empresa que audite normas y procesos, así como su cumplimiento. Esta auditoría también debe evaluar el grado de cobertura de la documentación existente. De esta forma se demuestra la intención del directorio y los garantes de hacer todo lo posible para evitar los daños.

Desde Integra estamos siempre disponibles para cualquier consulta que desee realizar a este respecto. Muchas veces es mejor anticiparse a los problemas antes que esperar a que nos ataquen de improviso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s