Directorio, estrategia y valor de las empresas

Por Alejandro Marchionna

Recientemente defendí mi tesis doctoral en Dirección de Empresas en la Universidad del CEMA. Después de mucho trajinar, pude circunscribir mi trabajo a la siguiente tesis:

  • “El Directorio que se involucra activamente en el planeamiento estratégico mejora la performance de la empresa”.

Quizás sea interesante repasar juntos dos lecciones aprendidas de mi revisión de la literatura y las encuestas a Directorios en el exterior:

  • Los Directorios mayoritariamente definen la estrategia a través de conversaciones entre los propios directores.
  • Cuando el Directorio tiene un máximo de discusión sobre la estrategia, aun cuando se limite a dichas conversaciones, se obtienen los mejores resultados.

Mi trabajo de campo consistió en encuestar empresas que cotizan en la Bolsa sobre la acción del Directorio en el planeamiento estratégico. Luego busqué relacionar dichas prácticas con los resultados obtenidos (visión competitividad) y con la volatilidad de la acción (visión inversor).

Debo confesar que buena parte de las conclusiones más interesantes (al menos, para mí) estuvieron fuera del foco de la tesis. Entre esas cosas interesantes con las que me encontré, cito como ejemplo sólo algunas:

  • En la definición de orientaciones para la toma de decisiones, influye el rol de análisis del Directorio sobre el Retorno % de la acción, quizás privilegiándolo como un ámbito de deliberación más que de decisiones concluyentes. Esto desmentiría cualquier hipótesis previa sobre el efecto del Directorio como custodio de las buenas decisiones y del control de gestión en la empresa, con lo que sería importante en el futuro confirmar este análisis con una muestra más amplia.
  • La aprobación de las grandes decisiones de la empresa por parte del CEO sin involucrar al Directorio aumenta la volatilidad de la acción.
  • El mercado accionario argentino todavía no presta atención a temas de gobierno corporativo en el día a día real de los Directorios.
  • El hecho de que ninguna de las características del Directorio que se testearon hayan influido en la volatilidad de la acción contribuye a formular la hipótesis de que buenas prácticas de gobierno corporativo no tienen impacto en la percepción de los inversores argentinos.
  • No se percibe entonces su contribución al control del riesgo de las empresas y de esa forma impactar en los precios de las acciones – dentro de las limitaciones que este análisis tiene en el mercado accionario argentino.

A continuación incluyo algunas afirmaciones que responden a ciertas preguntas de la encuesta sobre la que se han podido establecer resultados razonablemente válidos para la muestra:

  • “El planeamiento estratégico formal agrega valor a las empresas”. Hay evidencia razonable de que la existencia de dicho planeamiento reduce la volatilidad de la acción de las empresas de la muestra. Esta proposición ha sido probada en otros trabajos en un ámbito más general.
  • “El Directorio que se involucra activamente en ciertas decisiones clave (la estrategia, el análisis de riesgos, el financiamiento a largo plazo y el nombramiento del CEO) mejora la performance de la empresa”. Hay evidencia de que la participación del Directorio en las decisiones sobre la estrategia influye sobre el retorno % de la acción.
  • “El involucramiento activo del Directorio y del CEO en la elaboración de la estrategia mejora la performance de las empresas”. Hay evidencia de que el involucramiento del CEO junto con su equipo de gerentes en dicho proceso influye sobre el Beta de la acción.
  • Los resultados indican que el involucramiento óptimo del Directorio no debería ser ni marginal ni muy profundo. Si bien en varias metodologías la aprobación del Directorio al plan estratégico tiene un impacto positivo sobre el Beta, no está probado en forma concluyente.

Las dos encuestas sobre cuyos resultados se basó la tesis fueron el primer relevamiento de campo entre empresas cotizantes en la Argentina. El nivel de desarrollo de nuestro mercado de capitales y el entorno en el que se desenvuelve, limitaron el nivel de respuesta y el grado de apertura de las empresas. La mayoría de nuestras empresas cotizantes parecen orientarse más a satisfacer los requisitos y pedidos de la CNV que a trabajar de fondo en la mejora de las prácticas de gobierno corporativo y en la transparencia.

Sin embargo, más estudios como este y una vocación por mejores estándares de gobierno e información corporativa son requisitos para el desarrollo de un mercado de capitales sano y vigoroso. Materia pendiente que la Argentina debe enfrentar lo antes posible…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s