Desafíos: La economía del silencio

Por Alejandro Marchionna

Estábamos quizás preparados para leer, ya desde enero, varios titulares dramáticos (en uno u otro sentido) que afectaran la marcha de la economía argentina.

Quizás en los primeros días de enero, comenzó a darse tímidamente ese escenario. Pero la denuncia del fiscal Alberto Nisman y su posterior aparición sin vida alteraron el bucólico verano. Hasta el columnista económico principal de La Nación ha abandonado la “ciencia infame” para ocupar un 75% de su última columna con consideraciones políticas.

El Chaco, por caso, también provee distracciones. Su gobernador en licencia rompe páginas de diarios en sus conferencias de prensa. La muerte golpea, atroz, a la infancia de la provincia desprotegida en el país que se jacta de poder producir alimentos para 400 millones de personas.

El viaje a China de la Presidente y su numerosa comitiva generó más polémicas por cuestiones políticas (base militar en Neuquén, adjudicación directa de dos represas en Santa Cruz, concesión de derechos de uso de mano de obra china en el suelo argentino) que por los resultados económicos concretos que obtuvo.

Y sin embargo, las noticias económicas están. No ha habido arreglo con los “holdouts”. Cierran la venta de dólares a importadores, para luego reabrir el proceso con cuentagotas. Anuncian que la devaluación tendrá un ritmo inferior a la evolución de la inflación.

Justamente, la inflación del INDEC anunciada es la mitad del valor del índice Congreso (síntesis de las estimaciones de las consultoras privadas). El número de veraneantes es récord, pero la pobreza y la miseria reales no aflojan. Las perspectivas de crecimiento económico para 2015 son muy débiles. Tampoco hay perspectiva de que cambien las tendencias del desempleo…

A la política de la alegría, se contrapone la economía del silencio. Habrá que esperar algunos meses quizás para que empiecen a insinuarse y diseñarse ideas definitivas y de largo plazo para la economía argentina que nos permitan planificar de manera más orgánica el desarrollo de nuestras empresas.

Mientras tanto, debe predominar la muñeca táctica en la gestión aunque no dejemos de tener claro el norte estratégico que debemos buscar sin pausa.

Un comentario sobre “Desafíos: La economía del silencio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s