La falta de datos duros en la Argentina

Por el equipo de Integra

En la Argentina, todo es opinable. Todo análisis es retrucado con un “sí, pero…”, o con un “pero el contexto…”. En la Argentina no hay datos duros: no sabemos, con certeza, nada. ¿La inflación? Para unos, es la que indica el Indec. Para otros, el índice publicado mensualmente por el Congreso. ¿Cuánto creció el PBI? Se presenta el mismo dilema: las estadísticas oficiales indican una cosa, los assessments privados otra. Y se puede continuar con esta lista hasta el hartazgo.

En la Argentina, la información que se recibe depende de la lente con la que uno elige mirar el mundo; se cree en esta fuente o en aquella y se construyen entonces interpretaciones de la realidad variadas, pero los datos concretos escasean.

Esta falta de información no se limita a ser puramente una cuestión política, sino que afecta de manera directa a las empresas y, fundamentalmente, a los que deben dirigirlas, porque se convierte en una dificultad práctica al momento de tomar decisiones.

Una buena decisión se basa en tres componentes:

  • la información de la que se dispone al momento de tomar la decisión;
  • la interpretación que se hace de los datos disponibles;
  • y la suerte (nunca hay que dejar de confiar en el serendipity).

Ante la falta de datos y estadísticas confiables, que complica aún más la de por sí difícil tarea de elegir, los empresarios argentinos se ven obligados a afinar al máximo sus capacidades de análisis e interpretación de la realidad y también a tomar algunas decisiones sin estar seguros de estar haciendo lo correcto: algunas se convierten casi en un salto de fe.

Esta problemática diaria tiene también consecuencias positivas: entrena a los dirigentes argentinos en el arte de tomar decisiones complejas con un mínimo de información disponible, capacitándolos y dotándolos así de de una ventaja competitiva única en el mundo, ya que combinan una sólida formación académica con una vasta experiencia práctica en la tarea gerencial.

Sin embargo, es imprescindible que recuperemos las instancias y los organismos dedicados a la obtención de datos duros y poder así reactivar toda la cadena de producción de información (thinktanks, consultoras, etc.) tan necesaria para la eficaz toma de decisiones, tanto a nivel público como privado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s