Desafíos: Navegando sin instrumentos

Por Alejandro Marchionna Faré

Los consultores sabemos que la Argentina ha tenido un sistema de información estadística que era respetado tanto en América Latina como en el resto del mundo. Pero, como tantas otras cosas, esto es cosa del pasado…

Es que vivimos una época en la que incluso un partido de inofensivos partidarios de la transparencia y la pluralidad no consiguen admitir que la suerte electoral puede haberle sido adversa. Con lo que inevitablemente se genera una enorme desconfianza sobre estadísticas provinciales y municipales, que se suma a la ya desacreditada usina estadística nacional, cuya decadencia pronto cumplirá 10 años.

Lo que se vive en el ámbito de la política no es más que el reflejo de lo que tantas veces ocurre en la sociedad. Y las empresas argentinas (sean del origen que sean) son una parte fundamental  del tejido social de un país con tanto empuje emprendedor.

Dirá el lector que esto ocurre en otras latitudes. Puede ser. Sin recurrir a un viejo refrán ya muy remanido, el empresario argentino debe trabajar con su realidad – que es la única verdad. Más de una vez debe tomar decisiones sin la certeza de números claros en cuanto a su validez y significado, en el mejor de los casos. En el peor de los casos, con la sospecha fuerte de que los resultados han sido adulterados para rememorar el famoso diario falso con que se alimentaban las fantasías y esperanzas de un presidente argentino del siglo XX…

En un mundo hiperinformatizado, en el que existen formas económicas de capturar inmensas masas de datos para su procesamiento electrónico y así brindar información con mayor sustento a través de instrumentos cada vez más afinados, uno se puede encontrar contemplando el cuadro de situación que se le ofrece sobre la empresa o sobre algún área específica con un enorme escepticismo. Y en la práctica sentir que uno navega sin instrumentos en un mar cada vez más tormentoso.

Pero la verdad es que nada sustituye al feeling cuando uno está en el sillón del piloto. Recorrer la empresa, hablar con empleados, visitar clientes y canales, testear la información cruzada – todos elementos al alcance de la mano de cualquier directivo pero que consumen mucho tiempo precioso. Entonces el trade-off: mejorar la sensación sobre la realidad contra dirigir proactivamente hacia el futuro.

En Integra estamos ampliamente preparados para ayudar a desarrollar esos mecanismos alternativos y a afinar el juicio ejecutivo sobre el empleo del tiempo. Pero sobre todo a comenzar a tomar decisiones sobre la base de información limitada y confiable apoyada en una sólida apreciación cualitativa de la realidad de la situación. Porque no hay nada peor que limitarse a navegar una empresa sólo por las mediciones de los instrumentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s