La objetivación de la subjetividad

Por Christian Joanidis

Hace ya un tiempo que acuñé esta frase y la uso frecuentemente en mis clases. Me tocó diseñar una nueva materia para una Licenciatura en Dirección de Negocios y esta vez fui más lejos: la materia se basó prácticamente en este concepto.

La subjetividad es aquello que está en nuestra mente, lo que pensamos y sentimos. Esta subjetividad no puede ser revelada a los demás de forma completa, sino que se va manifestando a través de lo que vamos diciendo y haciendo. Pero este proceso es bastante lento y se va desarrollando a un ritmo que puede no coincidir con nuestras necesidades.

Al momento de tomar una decisión es necesario, en primer lugar, hacerse de un claro cuadro de situación, para  evitar que nuestras decisiones se basen sobre una entelequia. Pero la realidad es tan compleja, que no basta con una mirada para comprenderla: crecientemente las decisiones no recaen sobre un individuo sino sobre un equipo. Cualquier equipo es un cúmulo de subjetividades y por lo tanto las discusiones pueden ser estériles, porque cada uno opina desde su subjetividad y sus esquemas mentales.

No se puede discutir sobre la subjetividad, de ahí la idea de que sea necesario objetivarla. Al hacerlo la hacemos visible a los demás y por lo tanto podemos discutir, pensar, analizar aquello que hasta ese momento estaba sólo en nuestra mente. Al objetivar lo que pensamos y ponerlo de manifiesto, podrá ser juzgado por nuestros colegas y por lo tanto podrá ser o rebatido o aceptado, pero ahora con una comprensión más plena y no sobre la sola base de la información parcial que transmitimos a través de conversaciones desestructuradas con nuestro equipo.

El concepto de objetivar la subjetividad apunta a lograr que esa subjetividad salga de las personas y se plasme en algún esquema estándar. Al emplearlo no sólo las cosas son visibles, sino que además se ven reflejadas en forma específica y familiar a todos de expresar información.

Este concepto parte un poco del fenómeno que habitualmente vemos, en el que un grupo de profesionales de una extracción similar utilizan un lenguaje común y por lo tanto discuten con más claridad. Es un lenguaje que han adquirido tras varios años de estudio y práctica profesional, una situación que es imposible de igualar en equipos de mayor diversidad, pero que se puede imitar de manera bastante aproximada.

La forma de objetivar esta subjetividad es a través del uso de herramientas de análisis, muchas de las cuales son muy populares (como el FODA, las 5 fuerzas de Porter o las 4P de Kotler), y otras que no lo son tanto. Estas herramientas conceptuales adaptadas apropiadamente, pueden utilizarse para volcar la subjetividad del equipo que tiene que tomar la decisión. El material académico que preparé  recorre el uso de varias de estas herramientas para poder objetivar las ideas que están vinculadas a los distintos elementos de una decisión. Todas estas herramientas en general no son sofisticadas pero se trata de diseños que, como consultores, hemos probado ya infinidad de veces, los hemos mejorado y por eso hemos arribado a una síntesis de gran calidad.

La explicación y el uso de una herramienta genera el efecto del lenguaje común, además de brindar un marco teórico común a través del cual observar la realidad. Esto permite analizar la situación metódicamente y por lo tanto con un cierto orden que ayuda al grupo a discutir y  estructurar las conclusiones de la discusión. Este último punto no es trivial, sobre todo si se tiene que rendir cuentas de las decisiones tomadas.

Sin embargo, el uso de estas herramientas requiere necesariamente de un moderador que las conozca, alguien que pueda no sólo guiar la discusión, sino también validar que lo que están diciendo los miembros del equipo tenga sentido. Validación que un externo puede hacer sin que se asuma ningún tipo de intencionalidad, mientras que si lo hace alguien del grupo puede generar cierto recelo. En Integra estamos disponibles para poner estas herramientas que hemos desarrollado al servicio de nuestros clientes, para ayudarlos a objetivar su subjetividad. Esto permitirá tomar mejores decisiones, que además cuenten con el consenso del equipo gerencial y lograr así una mejor respuesta de su parte en la implementación.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s