El arrorró postmoderno del generador

Por Alejandro Marchionna Faré

Tomo prestada la expresión de mi mujer durante el reciente apagón en algunos barrios porteños. Efectivamente, los residentes debieron irse a dormir varias noches con la canción de cuna de un generador ubicado en emergencia en las calles de dichos barrios. En los dichos de uno de ellos resultaba tan placentero como “dormir con una locomotora Diesel en el living”.

Hecho de la vida diaria. Hecho político en plena campaña electoral. Hecho de la vida económica, en un país que le ha dado la espalda a la inversión en infraestructura  desde su nacimiento, con picos graves en períodos como los años recientes.

No hay crecimiento económico ni progreso social sin una infraestructura sólida, y sin una infraestructura de alternativa que permita garantizar la continuidad de la vida del ciudadano de a pie y la actividad de de las empresas.

Es evidente que la gestión de una empresa argentina plantea a sus dirigentes una serie de desafíos que la mayoría de sus colegas en países con un nivel igual o superior a la Argentina no deben enfrentar. ¿Comprar grupos electrógenos para asegurar la continuidad de la operación de un centro de cómputos? ¿Dotar a una fuerza de venta de portables ultra robustos para que puedan mantenerse comunicados entre los nodos? ¿Comprar dólares en el mercado blue para poder mantener el valor de las reservas financieras? ¿Abstenerse de tomar empleados ante la perspectiva de tener que pagar doble indemnización o ante la certeza de perder todo juicio laboral que plantee un ex empleado?

Desde hace décadas tenemos certeza sobre las carencias de infraestructura que años de negligencia y subinversión han impuesto a nuestras empresas privadas. Resolverlas constituye uno más de los muchos “nunca más” que la Argentina se debe a sí misma para transitar el camino de una sociedad libre y en la que el desarrollo ofrezca oportunidades justas para todos sus ciudadanos.

Pero aquí estamos en 2015 enfrentados nuevamente a un incierto panorama político y con la consecuente incertidumbre sobre el rumbo que seguirá la gestión económica o la suerte del modelo. ¿Qué duda le cabe de que necesita reflexionar profundamente sobre cómo moverse en el entorno que quedará más claro en los próximos días? Recuerde a Integra y su vocación por pensar juntos el futuro de su empresa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s