Problemas de gestión

Por Christian Joanidis

Me gusta distinguir entre dos tipos de problemas: los problemas técnicos y los problemas de gestión. Los problemas técnicos tienen en general una única solución y suele quedar en manos de algunos expertos, quienes proponen una solución y generalmente es aceptada sin demasiadas objeciones. Pero luego están los problemas de gestión, que son los que habitualmente enfrentan las empresas.

Estos problemas involucran todos los aspectos humanos de una decisión y por ello no son tan fáciles de resolver. Suelen incluir situaciones de poder, prejuicios, posiciones inflexibles, intereses individuales y hasta aspiraciones. Todo lo cual además, para dificultar más las cosas, suele estar implícito, cuando no totalmente solapado o incluso oculto. De hecho, muchas veces los problemas de gestión se cuelan en los problemas técnicos y hasta pueden llevar a implementar soluciones contraintuitivas, poniendo a las empresas en situaciones complejas.

Las decisiones muchas veces pasan por filtros poco claros y eso en la organización genera cierta desorientación: decodificar el mapa político dentro de nuestras empresas es una tarea compleja que no todos logran llevar adelante con éxito. Pero existen formas de limitar estos problemas de gestión y de evitar que contaminen hasta el absurdo los problemas técnicos.

Al hablar en otra entrada de objetivar la subjetividad, puse de manifiesto que es necesario llevar a un esquema estándar aquellas cuestiones subjetivas que muchas veces son difíciles de comunicar. Con herramientas similares, al llevar esa subjetividad a un esquema se logra que las personas vayan poniendo de manifiesto sus intereses solapados. Incluso llegado el caso, al ocultar algunos aspectos de su motivación se ven perjudicados, porque una vez que se ha tomado la decisión en un contexto de trabajo en equipo, es muy difícil revertirla desde la individualidad. No sólo lo hace parecer a uno como un caprichoso, sino que tienen un alto costo político para quien lo haga.

El forzar a que la decisión se tome en un contexto de trabajo en equipo y con las herramientas adecuadas, se reducen los elementos ocultos que guían la decisión y por lo tanto se linealiza el problema de gestión, acercándolo más a los parámetros de un problema técnico. Claro que en una organización donde no existen las intenciones de hacer este tipo de procesos, queda claro que la transparencia no es precisamente un valor. Y si un equipo gerencial no está dispuesto a trabajar con transparencia, entonces los accionistas o dueños deberían revisar si cuentan o no con la gente adecuada para dirigir su empresa.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s