¡Al mundo!

Por Alejandro Marchionna Faré

Febrero y marzo han visto un verdadero desfile de presencias estelares. Matteo Renzi, Francois Hollande, Barack Obama – por nombrar a los más famosos.

El empresario argentino mira y piensa. El macroentorno ha vuelto a cambiar en dos meses. Su país de base se alejó del eje bolivariano y se implanta cómodamente en una posición integrada en el mundo, lejos de una posición de  niño boicoteador. Quién podía osar con imaginar al presidente de los EE.UU. baliando el tango (razonablemente…) en una cena de gala en el Centro Cultural Kirchner.

Nuestros visitantes vienen a promover los negocios con el país, tanto como en su momento lo hacían las misiones comerciales a países improbables como Angola. Enhorabuena: accederemos a nuevas tecnologías y a bienes fuertemente necesarios para nuestras cadenas de valor – y con renovada financiación si hacemos bien los deberes. Pero despiertan un debate inerte, ejemplo de los tantos que han impedido por décadas una verdadera floración en la coordinación del pensamiento nacional.

La discusión sobre la apertura comercial siempre es un tema central en el proceso de desarrollo de cualquier economía. Faltamos a la mesa los empresarios, nos falta nuestra hambre de construir empresas de alcance y competitividad global. Está demasiado presente el cocktail letal de autolimitación, complejo de inferioridad y preferencia por la protección del Estado. Las empresas de países con muchos menos méritos agropecuarios y gastronómicos que la Argentina, hacen bastante más que mostrarse en SIAL/ANUGA (LAS ferias mundiales de la alimentación) con bolsitas de pan rallado.

Cambiemos nosotros. Vayamos al mundo. Por qué no al infinito y más allá. Refundemos nuestras empresas con una visión global para asegurarnos la posibilidad de competir no sólo en la exportación sino en nuestro propio mercado nacional sin depender de los altibajos de la voluntad del Estado. Imitemos a nuestros primos italianos y olvidémonos de Roma. Ese es el canal para aplicar la energía de tantas empresas de nuestro país.

En ese proceso de construcción de una nueva identidad para las empresas argentinas, que requerirá de esfuerzos conceptuales tanto como de cambios puertas adentro, el equipo de INTEGRA estará doblemente motivado para trabajar codo a codo con sus clientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s