Mantengamos la calma y apretemos el acelerador

Por Alejandro Marchionna Faré

Época de recesión. Clientes y amigos se animan al diván y confiesan que están cansados y desalentados. La barba y la pipa (figurativas…) observan a personas relativamente jóvenes; el desánimo es preocupante. Pero luego, con unos pocos días de diferencia, encuentran un bálsamo de proactividad.

“Keep calm and carry on”

La frase “Keep calm and carry on”,  hoy popularizada por nuestras orillas y estampada en remeras y tazas de café, se remonta a la voz de mando de la Royal Navy de Gran Bretaña: “mantengan la calma y continúen con sus tareas”.

La primera parte de la frase es un pedido, una orden, para guardar la calma en los entornos de crisis que atraviesan ocasionalmente los anglosajones, individuos más fríos para reaccionar que nosotros los argentinos, más apegados al temperamento apasionado de los latinos.

La segunda parte es un llamado a que continúen con sus tareas, derivadas de órdenes anteriores y que no han perdido validez en la crisis. Una vez más, nuestro temperamento latino es bastante contrario a esta filosofía y en una crisis, solemos ser propensos a hacer estallar un motín a bordo del barco.

En el escenario local, la prolongación de la crisis y la incertidumbre política y económica motivan a muchos a lanzarse a la desesperación, la apatía o a la especulación ventajista.

El bálsamo: dos empresas –dos almas- compatibles con la filosofía de INTEGRA

En los últimos días, en el contexto de proyectos, entornos y sectores muy diferentes entre sí, he coincidido con dos personas –un ejecutivo y un dueño- totalmente compatibles con la filosofía de INTEGRA: la crisis es el momento ideal para acelerar; para ir por más: para darle valor al cliente e integrar más funciones en productos y servicios de la empresa; para avanzar en la calidad de prestación e interacción con el cliente y establecer verdaderas relaciones de largo plazo con las fuentes de capital.

Las crisis son momentos ideales para levantar la mirada y otear en el horizonte la recuperación de la demanda de la empresa, más allá de la recuperación de la economía del país. Lo mejor es crecer y avanzar en momentos en que todos los demás competidores retroceden y se achican, cuando los clientes se vuelven más fastidiosos con sus chequeras, cuando los accionistas parecen perder la paciencia con los planes del equipo gerencial.

Encontrar almas gemelas sólo puede levantar el espíritu y este artículo buscar dar el testimonio permanente de la Consultora de una frase simple ideada por un gran colega: crecer, crecer, crecer y crecer.

“Keep calm and full speed ahead”

Mantengamos la calma, tal como ya recomendó Rudyard Kipling en su poema “Si” (https://albalearning.com/audiolibros/kipling/si-sp-en.html) , conocedor seguro de la primera parte de este comando. La calma no implica inacción, sino tomarse el tiempo de analizar, pensar y crear – la tarea que tenemos todos quienes vivimos y respiramos empresa.

Pero vayamos con todo hacia adelante y busquemos nuevos horizontes comerciales, pensando y repensando la inecuación de valor para nuestros clientes, revisando y mejorando siempre nuestros procesos.

Los éxitos son para aquellos cuya mano no tiembla ni en la peor de las tormentas; son para los que mantuvieron el rumbo con firmeza y con la voluntad de incluso repensar el barco si la visión de futuro así lo justifica.

Un comentario sobre “Mantengamos la calma y apretemos el acelerador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s